10 MUJERES, 10 FORMAS DE REINVENTARSE

Yo siempre digo que hay tantas formas de reinventarse como personas en el mundo.

Hoy quiero mostrarte algunas de ellas, con nombres y apellidos.

He invitado al blog a 8 mujeres han vivido su propio proceso de reinvención, y han creado su propia manera de estar en el mundo.

Ellas han creado una vida en la que aportar valor, y vivir con sentido y significado, y verás que no hay dos historias iguales, tal y como no hay dos personas iguales.

Estoy segura que te van a inspirar, y ayudar a comprender que tú puedes crear tu propio camino, tu manera de reinventarte, que no tiene que ser como la de ellas, ni como la de nadie, sino como tú necesitas que sea.

Además, con la perspectiva y la sabiduría que da la experiencia pueden compartir contigo aquello que en su día hubieran necesitado saber y escuchar.

Esta es la historia de 8 mujeres que han re-escrito su vida para ser ellas mismas, y vivir la vida que quieren vivir.

Séfora Bermúdez

¿Cómo te sentías antes de reinventarte y qué te llevó a la acción ?

Antes de reinventarme me sentía insatisfecha. Aunque mi anterior ocupación era un buen trabajo, sentía que mi vida se ajustaba a él, en vez de al revés.

Ahora me siento libre. Yo decido los horarios y las personas con las que quiero trabajar. Además, me siento muy realizada al crear todos los proyectos que creo primero en mi mente, como publicar un libro

¿Cómo fue tu proceso de reinvención?

Me reinventé de forma progresiva, pero tardé un año en aprender e implementar los conocimientos necesarios para emprender online.

El tiempo que se tarda es relativo y depende de muchos factores, como el tiempo diario invertido o tus condiciones personales. Yo dedicaba 3 horas diarias antes de ir a mi trabajo a jornada completa, y la mayor parte del fin de semana y festivos.

En los inicios es necesario dedicar mucho tiempo a adquirir y practicar nuevas habilidades.

¿Qué consejo les darías a las mujeres que están pensando o están el proceso de reinventarse o la séfora de entonces?

Descubrir qué es aquello que te gusta tanto que podrías dedicar toda la jornada a hacer sin cansarte.

En mi caso, ayudar a otras personas a mejorar su mente y su salud. Es un tema que me apasionaba y sobre el que leía compulsivamente. Y por supuesto, comprobar que le interesa también a otras personas y que estén dispuestas a pagar por ello.

Combinar algo que te encante, con algo que resuelva un problema que tengan los demás. Y una vez tengan esa idea, busquen apoyo en otros profesionales similares para aprender y sentirse acompañados.

Ana Bizarro

¿Cómo te sentías antes de reinventarte y qué te llevó a la acción?

Tras separarme de mi marido, socio y padre de mis hijos en 2011 me sentía con mucha confusión. No entendía nada o muy poco. Mi mente estaba hermética tirando a muy cerrada.

Había conseguido todos los hitos que se supone me llevarían a la felicidad ¡Pues rien de rien !… y en mi caso me encontraba con 38 años, dos niños de 11 y 9 años y una responsabilidad muy grande dentro de mi propia empresa. Por resumir: confusión y no aceptación de la nueva situación.

¿Cómo fue tu proceso de reinvención?

Tras tranquilizarme con sesiones de coaching y psicología entre los años 2009 y 2011 (apaciguar mi mente), inicié en 2012 un gran camino de formación, muy variada, para no verme, una vez más, condicionada por nada ni nadie.

Mis ciclos evolutivos suelen ser de 2-3 años para poder hacer un cambio radical en mi vida. En 2013 monté mi escaparate digital en 2016 mi empresa digital. En 2019 mi catálogo de infoproductos está terminado. “Lento pero seguro” es uno de mis lemas favoritos.

¿Qué consejo les darías a las mujeres que están pensando o están el proceso de reinventarse o la ana de entonces?

No me gusta dar consejos por eso solo hablo de lo que he hecho y volvería a hacer en mi vida, sin ninguna duda. Si te sirve, querido lector, es todo tuyo 🙂

1. cuestionarme todo y comprobar que lo que llega a mi vida es lo que necesito para crecer ¿me gusta o no me gusta?

2. volverme cada vez más minimalista, sencilla, desapegada, espiritual … y femenina.

3. aprender a amarme de verdad y darme yo misma la importancia y cariño ante cualquier situación o crisis. ¡He aprendido a auto-mimarme!

Tania Carrasco

¿Cómo te sentías antes de reinventarte y qué te llevó a la acción?

De repente, después de 15 años dedicándome a los mismo, sentí que necesitaba tomar perspectiva, hacer cosas nuevas y experimentar. Estaba contentísima con mi trabajo, fue algo más relacionado con mi etapa vital que con el trabajo en sí mismo, pero me lo llevé por delante. 

No puedo explicarlo pero fue una señal clara, sentí muy dentro que ya me tocaban otras cosas. 

¿Cómo fue tu proceso de reinvención? 

Mi proceso de reinvención ha pasado de tener un negocio propio presencial donde enseñaba Pilates, Yoga y Danza Moderna, a tener un negocio online de Coaching. 

Me ha costado varios años empezar a verle la luz y ha sido quizá lo más difícil que he hecho en mi vida. 

Menos mal que he tenido siempre muy claro que podía sola pero que lo haría más rápido acompañada, así que siempre que pude contraté mentorías, y siempre que pude delegué.

¿Qué consejo les darías a las mujeres que están pensando o están el proceso de reinventarse o la tania de entonces?

Lo primero que se escuchen muchísimo a ellas mismas sin tener en cuenta lo que digan otras personas.

Lo segundo, que la confianza es esencial. Si creen que pueden, de una u otra manera podrán. Sino, mejor no intentarlo, o intentarlo más adelante cuando hayan reforzado su autoestima. 

Pero tiene que quedar claro que, para mí, cualquier forma de experimentar y crecer pasa por un proceso intenso de transformación. Y reinventarse, sin ninguna duda, es un proceso de transformación brutal, pero que hay que tomar con calma y teniendo los pies bien puestos en la tierra. 

Deborah Marín

¿Cómo te sentías antes de reinventarte y qué te llevó a la acción?

Trabajaba en el mundo audiovisual y tenía un trabajo estupendo, pero había un vacío en mí, que yo relacionaba siempre con no estar haciendo algo que me aportase suficiente o que no me dejase a mí aportar suficiente.

Tenía la sensación de estar perdiendo el tiempo, de estar desaprovechando mi talento, de no estar en el lugar que me tocaba… aunque, por supuesto, no tenía idea de cuál sería mi lugar.

Y eso me frenaba y me hacía muy difícil tomar la decisión de dejarlo todo sin tener una dirección clara. Me despidieron, así que el click no fue mío, pero sirvió para darme la oportunidad de pasar un año explorando mis posibilidades y para darme cuenta de que, si podía evitarlo, nunca volvería a trabajar por cuenta ajena. 

¿Cómo fue tu proceso de reinvención?

Hasta llegar a Oye Deb tardé 5 años, en los que no solo estudié muchas cosas, sino que creé 3 empresas diferentes, que me gustaban pero no terminaban de ser exactamente lo que yo creía que quería.

Cada una de ellas me acercó un poco más a mí y me dio más información de quién era y qué quería, pero no era suficiente, seguía sin saber qué camino tomar. Tuve que plantarme y decidir pararlo todo y dedicar todo mi tiempo y energía a resolver esto.

Fue ahí cuando mirando atrás (y con ayuda de una coach) pude entender mejor lo que estaba buscando y concentrarme en empezar a darle una forma de negocio real.

Pero esos 5 años fueron de mucho aprender, leer, investigar… Me hice mi propio máster en autoconocimiento aplicado al trabajo, que es lo que luego he sintetizado en El Ideatorio.

¿Qué consejo le darías a la Deborah de entonces? 

Le diría que siga confiando en ella y en su sensación de vacío, en su inconformismo y en la persistencia que puso buscando algo que no tenía ninguna forma concreta y solo parecía un sueño o un capricho.

Y que acepte que el camino es el que es y no puede hacerlo más rápido, ni mejor. Que llegará todo en el momento perfecto y solo tiene que seguir confiando y trabajando.

Claudia Gonzalez

¿Cómo te sentías antes de reinventarte y qué te llevó a la acción?

Mi momento de reinvención se dio cuando no podía más soportar mi trabajo como asesora fiscal y contable. 

Claramente el motivo principal que me llevó a la acción fue el decaimiento de mi estado personal: desanimo, baja autoestima, falta de energía, enfado constante conmigo y mi entorno  y una falta de sentido total de vida  por ver pasar los días sin desarrollar las habilidades y dones  y pasión que yo sabía que tenía a nivel personal y no utilizaba como  contable. 

¿Cómo fue tu proceso de reinvención?

A raíz de ser  clienta de un proceso de Coaching ,  me enamoré de ésta herramienta y decidí  formarme con la proyección de reinventarme. 

Siempre  había querido estudiar psicología y en el Coaching y la PNL vi el camino personal y profesional para crearme una vida diferente a la que estaba amargamente viviendo en lo laboral y  también en lo personal porque el malestar se trasladó a todas mis demás áreas de vida.  

Comencé a ejercer como Coach paralelamente al trabajo  de contable pero no funcionaba así.

No me sentía con energía suficiente para abordar todo el esfuerzo energético y estratégico que un nuevo negocio de emprendimiento requería. 

Cometí el error de hacerlo todo sola y no veía avance ninguno. 

Entonces tomé la decisión de  despedirme y enfocarme al 100% en mi  empresa de Coaching y pedí ayuda a  por mentores Coach para guiar mis pasos. 

¿Qué consejo le darías a la claudia de entonces? 

Tú sabes qué es lo tuyo, tu esencia lo sabe, lo que te apasiona, lo que te hace vibrar, lo que hacías de pequeña jugando en tu habitación, ahí está tu camino así que ve a por él.

Trabaja siempre en algo que de sentido a tu vida y da el salto ya si sabes qué donde estás ahora ya no es tu sitio. Deja de alargar tu agonía porque solo se vive una vez y además hay que vivir feliz.

No te voy a engañar porque fácil no es pero sí es posible si lo haces con una estrategia claramente definida desde el principio y ayudada por mentores especialistas en tu tema. 

Así llegarás antes y  sobre todo,  te sentirás más acompañada y segura que si lo intentas sola creyendo que es fácil.  

Apostar por ti , por tu pasión y salir de donde no es tu sitio, es lo mejor que harás por ti, por tu proyecto de de vida, por todos los seres queridos que te rodean y también para la energía común actuando desde energía más alta como son la alegría, el amor, la confianza, el optimismo y la trascendencia.

Eliana Vásquez

¿Cómo te sentías antes de reinventarte y qué te llevó a la acción?

Antes de mi reinvención yo trabajaba en una universidad, la verdad es que el espacio universitario es un lugar propicio para llenarte de muy buena energía. Sin embargo, cada vez yo sentía que estaba en el lugar equivocado, no sé si a nivel de alma o a nivel creativo, pero no era el lugar idóneo para mi reinvención.

Así que regresé a mi país y luego me fui a vivir a los Estados Unidos.

Comencé a trabajar como escritora freelance, luego me aventuré a estudiar un nuevo idioma para poder sobrevivir en un país donde el español no es la principal lengua.

Y así fue como poco a poco fui saliendo de mi cascarón con mucho miedo y a veces con poca credibilidad en mi misma.

¿Cómo fue tu proceso de reinvención?

Durante todo este proceso no abandonaba mi blog Espacios de Soledad, mi refugio de letras como yo lo llamo.

En este lugar comencé a converger con muchas mujeres, primero creando mis proyectos de escritoras invitadas para luego crear mi podcast El club de las mujeres imperfectas.

Mi blog fue la principal fuente de inspiración cuando creé mis talleres de escritura creativa online.

Posteriormente esos encuentros virtuales se volvieron encuentros presenciales, llevando mi escritura creativa a grandiosos círculos de mujeres.

Me sigo reinventando cada día, soy una mujer creativa que no puede dejar de inspirarse a diario, tengo una mente que no para de crear.

Comencé con mi blog hace 6 años y ha sido un recorrido en donde he involucrado a casi 50 mujeres, y voy por más, ya que mi sueño siempre ha sido convertir a Espacios de Soledad en una casa editorial femenina.

Comencé con mi blog, luego mis proyectos de escritoras invitadas, sigo con mi podcast, mis talleres de escritura creativa, un retiro espiritual virtual que creé junto con otra maravillosa bloguera, y ahora tengo mis Eventos presenciales.

Las propuestas me llueven y yo me sigo reinventando porque vivo en la totalidad de las posibilidades.

¿Qué consejo le darías a la Eliana de entonces?

A la Eliana de hace 6 años le diría que crea más en ella y que no se haga tan amiga de la ansiedad, que confíe en el proceso de la vida y que todo lo que le ocurre es por un bien mayor.

No le puedo decir que no le van a doler muchas cosas que involucran desapego y despedidas, pero sí le puedo decir que conocerá a muchas personas maravillosas.

A ella le digo que lo siga intentando y que no deje de ser perseverante, que muchas veces se va a sentir sola como el nombre de su blog, pero que esa soledad la hará conectarse con mujeres grandiosas y talentosas.

También le digo que el camino del autoconocimiento no va a ser fácil, va a conseguir cosas dolorosas en su interior, pero tendrá hallazgos fascinantes de sí misma, se descubrirá y lo plasmará por escrito y llegará a decenas de mujeres que coincidirán con ese sentir.

No dejes de ser tú y no dejes de escribirle a la vida.

Beatriz Blasco

¿Cómo te sentías antes de reinventarte y qué te llevó a la acción?

Antes de reinventarme me sentía vacía por dentro, estaba perdiendo la motivación y tenía poca energía.

Me enfadaba con facilidad.

Dentro de mí sentía que la vida podía ser diferente, y no me tenía que conformar. Iba a poner todo mi parte para darle una vuelta y hacerme responsable.

Empecé a leer, a seguir personas que para mí eran referentes y así poco a poco comencé a diseñar la vida que quería.

Además una enfermedad me hizo acelerar el proceso y poner más conciencia en el proceso e ir a por el cambio.

¿Cómo fue tu proceso de reinvención?

El malestar se hizo muy presente a la vuelta de vacaciones después de haber hecho un viaje por África. Eso era el año 2007.

En ese momento como no tenía claridad sobre quién era y qué quería cometí varios errores que me trajeron aprendizajes muy valisos. Así que ahora que ha pasado tiempo puedo decir: benditos errores.

Comencé en 2010 a formarme en Coaching, PNL, inteligencia emocional y a realizar procesos de autoconocimiento.

En 2012 hice un cambio que fue dejar el trabajo en el que llevaba 10 años y cambiarme a una multinacional.

En 2014 comencé con mi primer proyecto digital y presencial que fracasó. En ese año también empecé mi formación en marketing y negocios digitales.

En 2016 dejé mi trabajo y me dediqué cien por cien a mi proyecto actual.

Siempre he estado en un proceso constante de formación en aquellas áreas que sentía que necesitaba y he ido acompañada por mentores con distintos expertise para llegar más lejos.

¿Qué consejo le darías a la Beatriz de entonces?

Siempre insisto en que es importante tener un plan estratégico propio. Es decir, formarse en aquello que se necesite antes de emprender y tener un plan financiero.

Crear un negocio y hacerlo crecer requiere tener la mentalidad y las habilidades adecuadas. No solo en el expertise propio sino en el ámbito de los negocios.

En definitiva, mi consejo es: ten tu plan financiero, fórmate y ve acompañada para llegar más lejos y rápido. Y lo más importante, pon foco en dar lo mejor de ti a tus clientes.

Carmen Hache

¿Cómo te sentías antes de reinventarte y qué te llevó a la acción?

Durante años sabía que lo que hacía no era lo que quería hacer siempre. Y tenía un plan B en mi cabeza que era precioso. Le intentaba dar forma, pero no me atrevía.

Entonces mi vida empieza a dar pequeños/grandes cambios: me enamoro (eso fue valiente por mi parte), me despiden del trabajo y decido dejar de tener plan B y centrarme sólo en uno.

No lo pensé mucho, lo hice. Por fin hacía en lugar de planearlo.

¿Cómo fue tu proceso de reinvención?

Fue un proceso largo la verdad.

Supongo que comenzó en el momento en el que cobré importancia, dejé de pensar solo en los demás y decidí darme el valor que debía tener.

Comencé una vida en una nueva casa, me rodeé, poco a poco, de todo lo que me gustaba, desde la decoración, modo de vestir, intereses. Fue enriquecedor conocerme más.

Escucharme. Pasar mucho tiempo sola me ayudó.

A la hora del cambio es cierto que tuve apoyo muy importante, de personas que siempre estuvieron a mi lado y que sabían que yo necesitaba ese cambio. Y mi pareja, que llegó justo en ese momento decidido a apoyarme sin apenas conocerme.

El proceso de cambio fue lleno de dudas, pero me sentía fuerte y las saltaba sin problema. Eso creo que es fundamental.  

¿Qué consejo le darías a la Carmen de entonces? 

Que piense menos y haga más. Que piense durante el proceso, no antes. Que disfrute el recorrido sin pensar en la meta. Que me quiera más.

Diana Garcés

¿Cómo te sentías antes de reinventarte y qué te llevó a la acción?

Yo desde muy joven tuve claro que iba a ser emprendedora. ¿Y por qué? Pues porque ese es el ejemplo que he tenido en casa. 

Durante años los vi a ellos hacer las cosas a su manera. Se quebraron, salieron adelante, cambiaron de ubicación… En fin, fue un sube y baja, pero lo mejor era que estaban juntos y eran libres. 

Y aunque no era exactamente lo que yo quería para mi vida, sí que había algo que yo deseaba de ese estilo de vida que ellos tenían: no tener jefes y disfrutar de total libertad para administrar mi tiempo y combinarlo con lo que me apasiona. 

Sabía que tendría que crear mis circunstancias ideales para ello. Y así lo hice. Trabajé para otros por más de 15 años, y siempre con un objetivo claro. Algún día ser independiente. 

Mi momento de click se dio cuando un día, mientras viajaba por Asia en el 2013, me escribieron para realizar un post en mi blog y me dijeron que me iban a pagar por ello. 

Así que me puse a investigar cómo hacer lo posible para que se convirtiese en mi estilo de vida.

¿Cómo fue tu proceso de reinvención?

La verdad es que yo me reinvento cada día. 

Puedo decir que me reinventé cuando salí de casa en Sevilla y me fui a vivir a Cali, y empecé a trabajar y estudiar mi primera carrera (ingeniería de sistemas) a la vez. 

Luego vino otra cuando me fui a vivir a Bogotá con mi pareja y aproveché para cambiar de carrera. Fue cuando entré a estudiar comunicación social (periodismo).

Después, tuve una tercera reinvención cuando logré convencer a mi jefe para que me permitiera trabajar desde casa. Ayudé a implantar el home-office en esa empresa y regresé a Sevilla (Valle), y no me bajaron el sueldo. 

A continuación, salí de Colombia y me fui a vivir a España, junto a mi ex pareja. Pude continuar trabajando desde casa, y eso fue la clave. ¡Nos acostumbramos muy rápido a lo bueno de la libertad de horarios y de movilidad!

Luego vino otra reinvención cuando me fui a viajar por el mundo sin fecha de regreso. Entonces descubrí que esa era una de mis grandes pasiones: viajar y conocer lugares nuevos, pero a mi ritmo. No suelo hacer estancias cortas.

Cada uno de esos momentos han sido una reinvención en sí mismos.

Siento que la reinvención forma parte de mi vida. Es una constante que me encanta y que me enseña mucho. He aprendido a vivir con ella y a disfrutar de los retos que me trae a cada momento.

¿Qué consejo les darías a las mujeres que están pensando o están el proceso de reinventarse o la diana de entonces?

Mira a tu alrededor y aprende a reconocer ejemplos de éxito de vida, ya sea entre tus amigos, familiares y colegas, o entre personas que vas conociendo en Internet. No solamente los que viven la vida que tú deseas, sino aquellos que han construido su propio estilo de vida o que son exitosos por vivir según los convencionalismos. Todas estas personas realmente inspiran un montón. 

Si cuentas con un grupo de personas que como tú quieren reinventarse y emprender, será mucho más fácil el camino y lo disfrutarás mucho más.

Ánimo, te esperamos en este maravilloso mundo del emprendimiento digital y la reinvención personal.

María Mikhailova

¿Cómo te sentías antes de reinventarte y qué te llevó a la acción?

Antes de reinventarme me sentía estancada en casi todos los aspectos de mi vida.

Creía que alguien como yo sólo valía para trabajos poco cualificados, sin ninguna responsabilidad y eso afectaba negativamente a mi autoestima y autovaloración.

Me sentía menos que los demás, poco valorada por mis jefes y sin ninguna proyección futura a nivel laboral.

Me veía trabajando en lo mismo el resto de mi vida, sintiéndome frustrada, sin posibilidad de crecimiento ni realización.

El trabajo era mi punto débil, y hasta prefería no hablar de ello con mis amigos y familia, pues sentía que había fallado en ese ámbito tan importante de mi vida, que mis estudios universitarios no habían valido para nada.

Eso sin contar mi situación económica que era penosa: con lo poco que ganaba no me podía permitir irme a vivir de alquiler sola, por lo que con casi 30 años seguía en casa de mis padres.

¿Cómo fue tu proceso de reinvención? 

Cuando decidí reinventarme, lo primero que hice fue probar trabajar de lo mío, de lo que había estudiado en la universidad que era Publicidad y Relaciones Públicas.

Hice un curso superior de Community Manager y empecé a buscar trabajo en ese campo.

En España los sueldos eran ridículos, peores aún que lo que ganaba como administrativa en la multinacional donde trabajaba.

Esa época coincidió con que mi pareja se marchó a trabajar a Alemania, por lo que empecé a buscar trabajo en Munich. Y tuve la gran suerte de encontrar prácticas como Community Manager en una agencia de publicidad.

Cobraría muy poco pero viviría una experiencia en el extranjero y estaría cerca de mi pareja.
Cuando las prácticas terminaron, de nuevo me quedé sin trabajo y volví a buscar cualquier cosa.

Encontré un trabajo mejor remunerado de Data Manager en una empresa de Marketing de Afiliación en Munich.

Trabajaría con tablas de excel en alemán, y aunque eso nada tenía que ver con mi propósito (y los números nunca se me habían dado bien hasta entonces), logré hacer buen trabajo.

Al cabo de meses sentía que eso no era lo que quería hacer realmente. Por lo que, cuando mi pareja se marchó otra vez a Holanda a trabajar, decidí renunciar y buscar algo mejor en Holanda.

Empecé a hacer cursos de Google Analitics para mejorar mi CV pero pronto me di cuenta de que eso no era lo que deseaba hacer. Que no tenía nada que ver con mi propósito.

Así que empecé a mirar muchos blogs y ver en qué podía reinventarme que me gustara.
Lo primero que hice fue formarme en terapias como Reiki, y aunque me gustaba el enfoque, seguía sin ser lo mío.

Yo necesitaba compartir, escribir, comunicar y hablar con las personas. Leyendo muchos blogs, descubrí el coaching y decidí formarme en ello.

En paralelo abrí mi propio blog llamado Creando Felicidad y por fin, tras 6 años escribiendo en él y ayudando a miles de personas, puedo decir que estoy en el lugar adecuado.

¿Qué consejo le darías a la María de entonces?

En realidad, consejos podría darle muchos: que buscase a un mentor o coach desde el principio, en lugar de dar tantas vueltas.

Que cuando abriese su blog, lo hiciese de manera mucho más profesional, que no tuviera miedo de pagar por un hosting o un dominio, que invirtiera en su proyecto. Pero sinceramente creo que hice las cosas lo mejor que pude en mi situación de entonces.

Todo lo que viví: experiencias trabajando en el extranjero, momentos de dudas y miedos, todo eso lo necesité para crecer y descubrir quién soy y qué quiero de la vida.

Creo que cada proceso es maravilloso porque la vida nos trae exactamente lo que necesitamos aprender.

El único consejo sería: confía en ti, el mismo consejo que le daré a toda persona que esté leyendo esto ahora. Confía y vive tu proceso de búsqueda con amor, con alegría y gratitud.

Si te abres a la vida, todo aquello que necesitas te llegará en el momento oportuno.

Conclusión

Como ves hay muchas formas de reinventarse, de entender la palabra reinvención, y de llevarla adelante.

Y más allá del propio desenlace, más allá de en qué se haya materializado su reinvención, cada una de ellas ha vivido un proceso, unos pasos y etapas diferentes.

Esto viene a mostrarte que no hay dos reinvenciones iguales, y que tú debes crear tu propia forma de llegar al lugar que quieres llegar.

Aun así todas estas historias tienen un mensaje en común, que ayuda a comprender cuáles son las claves para encontrar tu propia forma de reinventarte:

Todas estas forma de reinventarse hablan de qué es lo que necesitas hacer para descubrir tu propio camino:

Escucharte, aprender a gestionar tus miedos, trabajar la confianza en ti misma y pedir ayuda cuando la necesitas.

¿Qué te parecen sus historias de reinvención?¿Hay alguna que haya resonado especialmente contigo?

12 Comentarios
  • Sefora
    Publicado a las 10:36h, 06 noviembre Responder

    Hola Olaia, gracias mil por dejar compartir mi experiencia en «tu casa», junto a grandes mujeres que me motivaron en mi emprendimiento y con las que ahora comparto artículo. ¡Todo un honor! Un fuerte abrazo.

    • Olaia Calvo
      Publicado a las 11:27h, 06 noviembre Responder

      Mil gracias a ti Séfora por tu generosidad siempre.
      Ahora eres tú también una de esas mujeres que nos inspira a muchas en nuestro emprendimiento 🙂
      Gracias de nuevo por ayudar compartiendo un poquito de tu historia.
      Un abrazo fuerte!

  • Claudia González
    Publicado a las 14:04h, 06 noviembre Responder

    Muchas gracias Olaia por crear este artículo tan inspirador. Seguro que ayudará a tantas mujeres a que tomen acción para llegar a transformar sus vidas para hacer lo que verdaderamente les guíe su ser interior. Un placer pertenecer a ésta tribu de emprendedoras de vida!

    • Olaia Calvo
      Publicado a las 18:33h, 06 noviembre Responder

      Hola Claudia,

      Gracias a ti por querer formar parte de él.
      Nosotras, que hemos estado ahí, sabemos muy bien lo importante que es conocer otras historias para no sentirnos solas, para coger impulso y para ver que realmente se puede hacer 🙂
      Un abrazo!

  • Eliana
    Publicado a las 22:01h, 06 noviembre Responder

    Este post te ha quedado precioso Olaia, la experiencia de cada una de estas mujeres tan valiosas me inspira mucho, la reinvención es un tema actual, y aún así, no es fácil de abordar, y que bien que hayas hecho esta recopilación para darnos más claridad y saber que muchas mujeres, justo ahora, están pasando por una reinvención en sus vidas. Gracias por la invitación y el aporte.

    • Olaia Calvo
      Publicado a las 09:55h, 07 noviembre Responder

      Exacto Eliana, cada vez estamos más despiertas, y estamos empezando a escuchar esa vocecita interior que no dice que nos merecemos tener una vida significante y significativa en todas sus áreas. Podemos y queremos desarrollar todo nuestro potencial, y aun hay muchas barreras que debemos trabajar. Este post es una prueba de que se puede hacer 🙂
      Un abrazo grande y mil gracias por tu colaboración!

  • Ana Bizarro
    Publicado a las 10:15h, 07 noviembre Responder

    ¡Pero que artículo tan chulo te ha quedado Olaia!

    Me ha encantado leer a mis compañeras de reinvención, que la verdad, tengo el gusto de conocer personalmente, salvo Oye Deb y Carmen Hache. Tengo muy buenos momentos vividos de café, cena o evento junto a las otras ocho. Me emociona estar rodeada de mujeres tan maravillosas, la verdad.

    Por añadir una última cosa: todos estos ejemplos de reinvención se han construido en varios años y seguirán creciendo y evolucionando porque la reinvención es una constante adaptación a la evolución de la sociedad que HOY en día tira hacia la sistematización e inteligencia artificial a pasos agigantado y velocidad del rayo. ¡Nos guste o no nos guste toca adaptarse!

    Y las personas que decidan ser «espectadores» y no pasen a la acción, siento decirles que lo van a pasar muy mal. ¡El nuevo mundo es ya una realidad!

    Nosotras seguimos Olaia !!! A lo nuestro 🙂

    • Olaia Calvo
      Publicado a las 11:15h, 07 noviembre Responder

      ¡Cuánta razón tienes Ana!
      Esto que dices es muy importante; yo trato de transmitirlo constantemente, y es uno de los objetivos de este artículo. Tomar consciencia de que esto es un proceso que requiere de tiempo, de esfuerzo, y de amor a nosotras mismas.
      Nuestra naturaleza está diseñada para la evolución, la mejora, la adaptación, el crecimiento… y hoy en día hay un montón de profesionales que nos pueden ayudar de muchas maneras diferentes en aquellas áreas en las que nosotras no sabemos desenvolvernos de manera eficiente y eficaz.
      Como yo digo, estamos en la era del conocimiento, de las oportunidades y de la consciencia, en un contexto digital. Esto es un momento único en la historia que hay que aprovecharlo, y aquí van 10 ejemplos de 10 mujeres que lo están haciendo!

      Un abrazo grande y mil gracias por pasarte por mi «casa» 🙂

  • Delia Pop Belentan
    Publicado a las 11:19h, 08 noviembre Responder

    ¡¡ Olaia me ha parecido muy inspirador tu artículo y me ha dado un chute de energía para seguir adelante con mi proyecto!!

    • Olaia Calvo
      Publicado a las 13:55h, 11 noviembre Responder

      Hola Delia!

      Qué alegría que te haya dado ese impulso 🙂
      Esa era la intención de juntas a estas pedazo de mujeres y profesionales.

      Un abrazo enorme y gracias por pasarte por el blog y dejar tu comentario!

  • Tania
    Publicado a las 13:50h, 08 noviembre Responder

    Me encantaaaaaaa!

    Qué chulas las historias y cómo admiro a estas mujeres.

    Gracias por invitarme a participar Olaia!

    Un abrazo grande,

    Tania

    • Olaia Calvo
      Publicado a las 13:59h, 11 noviembre Responder

      La verdad que ha sido un privilegio poder contar con mujeres que admiro y que pueden inspirar a otras muchos mujeres.
      Así que gracias a ti!!! 🙂

      Un abrazo enorme!

Escribe un comentario