Lo que crees que te falta para tu reinvención

LO CREES QUE TE FALTA PARA LOGRAR TU REINVENCIÓN

En la entrada anterior te contaba lo importante que es empezar a crear tu camino a partir de lo que sí tienes: tus talentos, habilidades, experiencia…

Ya que construir sobre lo que hay te permite establecer unos cimientos sólidos y coherentes contigo.

Una vez que sabes qué tienes y qué quieres hacer con ello…

…toca detectar qué es eso que te falta para poder completarlo.

Puede que tengas un talento natural para la cocina, y quieras tener formación como chef.

O que tengas las tardes libres y las puedas dedicar a tu desarrollo profesional, formarte, buscar clientes…

Este momento, el momento en el que detectamos qué nos falta, es un momento crítico.

Es en este momento cuando van a surgir muchos de los obstáculos que crees que no podrás superar, y que incluso te hacen tirar la toalla antes de empezar.

Cuando se trata de lograr algo tan importante para nosotras que nos parece un sueño, se nos aparecen nuestros fantasmas.

Sería tan increíble que te pasara, parece tan imposible que te pase… que inconscientemente te dedicas a levantar muros insalvables.

¿Sabes de qué estoy hablando?

Hablo de pensar que tú no eres capaz de estudiar eso, que no tienes tanto tiempo como no sé quién que sí lo ha hecho, o que no tienes dinero suficiente.

Y así un listado de “argumentos” que en realidad son “excusas” tras las que se esconden tus miedos.

No digo que no haya dificultades. Quizás es verdad que dispones de poco tiempo o de poco recursos económicos para hacer un cambio inmediato.

Pero como siempre digo, hay tantas maneras de hacer un cambio como personas en el mundo.

Por lo tanto, en vez de hablar de argumentos, o de excusas, hablemos en detalle de tu situación en particular.

A partir de ahí mira eso que te falta de una manera realista y da respuesta a esas necesidades que vayan surgiendo.

No te compares con nadie, y piensa qué puedes hacer y qué estás dispuesta a hacer para conseguirlo.

Pon mucha atención a esa segunda parte:

¿Qué estás dispuesta a hacer?

Esto incluye, qué estás dispuesta a sacrificar, a cambiar, a adaptar…

Qué no estás dispuesta de ninguna manera a perder…

Y también qué estás dispuesta a ganar.

Si, sí, a ganar.

No sabes, o quizás sí, hasta qué punto nos limitamos a nosotras mismas respecto a lo que creemos merecer o no merecer.

¿Te suena esa frase que he puesto unas líneas más arriba “esas cosas no me pasan a mí”?

Si no esa, alguna similar: “eso sería un sueño”, “demasiado bonito para ser verdad”, “me encantaría pero la cruda realidad es…”

Estas frases son clarísimo ejemplo de creencias de las que puede que ni seas consciente y con las que te estás limitando.

Te están alejando de que te pasen las cosas que quieres que te pasen de que hagas que pasen las cosas que quieres que pasen.

Organiza los pasos que tendrías que dar para conseguir llegar donde quieres.

En cada paso desglosa aquello que ya tienes, y aquello que te falta.

Distingue, de verdad, entre lo que te falta y podrás tener, y entre lo que no habrá manera o sería muy complicado tener.

Yo cuando decidí que el trabajo que tenía no me hacía feliz, me parecía imposible empezar una nueva carrera profesional.

Bueno, no imposible, pero sí muy remoto (este matiz tan pequeño, es un cambio sustancial de actitud).

Para empezar implicaba formarme y yo no disponía apenas de tiempo.

Lo que hice fue buscar opciones que se adecuaran a mi situación laboral y económica.

Incluso durante un año cambie de puesto de trabajo para poder hacer una formación específica en la que estaba muy interesada.

De este modo pude comenzar a formarme en fines de semana, o intensivos durante vacaciones en esa primera etapa.

Preguntarme qué tenía y qué necesitaba en cada momento, y organizarme con antelación me permitió poder llevarlo a cabo tanto en relación al tiempo como también al dinero.

Sabía cuánto podía permitirme invertir en mí en cada momento y cuánto debía ahorrar para realizar las formaciones.

Por lo tanto, detectar y organizar las necesidades sin ponerte peros por delante es fundamental para encontrar soluciones.

Me encuentro muchas veces con mujeres convencidas de que lo que les falta son contactos.

Yo también estuve muchos años buscando este tipo de acceso.

Piensas que si quizás alguien te da la oportunidad, aunque sea ganando poquito, puedes ir haciéndote un hueco.

Habrá casos en los que esto haya funcionado, pero si no es tu caso, no te demores más en ponerte en marcha.

Puede que ese contacto no exista, que ese tipo de acceso en ese sector no sea viable, o que simplemente te sea imposible llegar a él.

Pero sobre todo, debes saber que la probabilidad de éxito aumenta exponencialmente cuanto más haces por ti y para ti.

¿Conoces alguna persona que haya tenido éxito (del tipo que sea) sin hacer nada para lograrlo?

Si es así dímelo por favor, que quiero conocer su caso J

En definitiva, no esperes a que las cosas vengan a ti, y haz que ocurran.

No digo que tu caso sea como el mío, pero sí que tienes que buscar la fórmula que lo haga posible para ti. Y la hay!

Los principales obstáculos con los que me encuentro al hablar con mis lectoras y clientas suelen tratarse precisamente el tiempo y el dinero.

¿Cómo enfrentarse a la falta de tiempo?

Lo fundamental es ser realistas con el tiempo que tenemos y con lo que podemos hacer con él, y saber que va a requerir tiempo y por lo tanto paciencia.

A partir de ahí planificar el tiempo que llevará hacer tu proceso de cambio de una forma realista , y empezar a dar los primeros pasos que te permitan avanzar.

En cuanto al dinero el planteamiento es el mismo, debes ser realista con el dinero que tienes y con el que vas a necesitar.

Ser realista (y no hay confundir ser realista con pesimista) lejos de frenarte, te hará saber cuánto dinero y tiempo necesitarás y por lo tanto cuales son tus opciones.

Que las hay.

No todas te parecerán una buena opción, pero hay un abanico en el que podrás elegir la que mejor se adapte a ti.

Hacer una buena combinación y un uso realista de estos dos recursos te va ayudar muchísimo a ponerte en marcha y lograr tu objetivo.

Me queda hablarte de un obstáculo mucho más grande que el tiempo y el dinero.

TÚ, con tus miedos y tus creencias limitantes.

Sé que no paro de repetirme, pero es que mi objetivo es que se te quede grabado, grabadísimo.

Si crees que no vas a poder puedes conseguirlo, no vas a poder conseguirlo.

Si crees que tú no vas a poder compaginarlo, que no vas a tener tiempo, no vas encontrar la manera de hacerlo.

Si piensas que no vas poder pagarlo, no vas a hacer lo necesario para poder invertir en ti.

Si sientes que no eres capaz o suficiente para algo nunca estarás satisfecha con lo que estás haciendo.

No digo que si crees que puedes, podrás. Por lo menos, no en todo.

Digo que si crees que no puedes no podrás, porque pensar esto es desistir antes de haberlo intentado.

En cambio, si crees que puedes, sacarás toda tu artillería pesada para encontrar la manera de llevar adelante tu propósito.

Si necesitaras para vivir ese trabajo con el que sueñas, digo necesitar de verdad, si tu vida dependiera de conseguir ese trabajo ¿qué estarías dispuesta a hacer?

Pues es justo el caso. Tu felicidad, tu bienestar, tu paz interior dependen de ello.

¿Y qué vida es una vida sin bienestar, felicidad y paz interior?

¿Es la vida que quieres?

No busques en los demás, no te compares, ni creas que tu camino tiene que ser de una manera predeterminada para llegar donde quieres.

Busca en ti cómo hacerlo, a tu ritmo, según tu circunstancia y de forma coherente contigo.

Si de verdad quieres hacerlo, encontrarás el tiempo, el dinero, y la fuerza para hacerlo.

Sobre mí – Olaia Calvo

Soy facilitadora de procesos de cambio y coach. Trabajo con mujeres profesionales inconformistas que desean y necesitan hacer un cambio en su vida para sentirse satisfechas y en paz consigo mismas. Te ayudo a ganar claridad, confianza y seguridad para determinar qué es lo que quieres y cómo lo quieres para tomar las decisiones que te lleven a conseguir una vida personal y/o profesional plena y coherente contigo.

Descubre cómo puedo ayudarte aquí.

¡Ah! y no te olvides de compartir este artículo para que otras personas también puedan organizar su cambio profesional ¡Ser generoso siempre tiene recompensa ; ) 

No hay comentarios

Escribe un comentario