vencer miedo al fracaso

CÓMO VENCER EL MIEDO AL FRACASO

¿Sabes cómo vencer el miedo al fracaso y dar por fin un giro a tu rumbo profesional?

Si en algo coinciden mis clientas, suscriptoras y lectoras cuando hablamos de obstáculos par alcanzar su sueño y deseo de reinventarse es su miedo a fracasar. 

A que no salga como esperan, a que salga mal, a equivocarse, a tomar una mala decisión, a no encontrar lo que les llena, a seguir dando palos de ciego, a quedarse sin dinero, a no ser buenas en nada…

Los cambios nos dan miedo.

Y esto es perfectamente normal.

El miedo está ahí para recordarnos que hay cosas de las que nos tendremos que ocupar para que la cosa salga bien, y podamos mantenernos a salvo conforme avanzamos en nuestro desarrollo.

Que al igual que el miedo, la necesidad de desarrollo es perfectamente normal.

Así que vamos a empezar a ponernos manos a la obra, y a ocuparnos de este asunto:

¿Cómo vencer el miedo al fracaso?

Aceptar que podemos y vamos a equivocarnos.

Las personas nos equivocamos todo el rato. En todas las áreas de nuestra vida.

Cometemos errores desde el día en que nacemos hasta el día en el que morimos.

Hasta cuando no hacemos algo podemos estar equivocándonos, precisamente por no hacerlo.

Y claro que hay diferentes tipo de errores, con diferentes repercusiones… y por supuesto hay que tenerlos en cuenta.

Pero es muy diferente pensar en ellos como una posibilidad que puede truncar tu camino, a algo que debes incluir en tus planes como posible y probable.

Ya que cuando cuentas con ello, te preparas también para ello, y al prepararte consigues que no ocurra, que minimice su impacto y/o tener un plan B.

Pero desde luego lo que ocurre cuando lo incluyes en tus planes, es que como cuentas con ello no te va a pillar de sorpresa, y no va truncar tu camino.

Errar es una de las maneras de la que se puedes sacar mayor aprendizaje.

Ensayo – error – ensayo – error – ensayo – error… es la formula mágica del éxito en la vida.

Cambia tu atención. El fracaso no es un punto final

Cuando pensamos en fracaso, pensamos en que eso sería el final.

Voy a trabajar duro, muy duro para sacar mi proyecto adelante

El único y verdadero punto final en nuestra vida es la muerte.

Un tópico sí, pero muy cierto.

Después del fracaso hay vida, y probablemente más fracasos y más éxitos. Tal como los ha habido en tu vida hasta el día de hoy, ¿verdad?

Esta forma de pensar es muy común y muy limitante.

Pero si miras a tu alrededor, si te fijas en las biografías de personajes que han destacado verás que la idea de personas que han lanzado proyectos exitosos por siempre jamás no existe.

En su camino han sido exitosos y han fracaso en varias ocasiones.

Algunos han fracaso después de tener un gran éxito, otros han fracaso antes de lograr un gran éxito.

También hay quien ha tenido éxito en su proyecto y no sabemos de ellos.

De hecho son la mayoría.

Esos referentes en los que no fijamos son una minoría: Steve Jobs,

y esos éxitos o fracasos en los que nos fijamos no son más que un paso más en su camino al que todos trascendieron.

Que no salga bien, no quiere decir que no pueda salir bien.

Esto es un proceso.

Revisa tu definición del éxito y del fracaso

Creo que cada vez somos más conscientes de que la idea de éxito que nos han vendido no encaja con nosotras.

Es más bien un idea importada de la sociedad anglosajona cuya idea suena muy bien, pero en la práctica queda muy lejos de nuestros valores y de aquello que realmente nos importa en la vida.

Claro que queremos vivir cómodamente, que nos gusta irnos de vacaciones, y disfrutar del reconocimiento de tu trabajo.

Pero vivir cómodamente, ir de vacaciones y tener reconocimiento no consisten en lo mismo para cada persona.

Sí, los ingredientes de los que se compone el éxito en cada una de nosotras es diferente, aunque la receta suene igual o muy parecida.

Vivir cómodamente, según para quién, podría ser poder gastar 5.000€/mes, vivir en una casita en el campo, en una casa de 90m en el centro de la una gran ciudad y estar cerca del trabajo.

Igualmente hay quién quiere recorrerse el mundo con una mochila, quien quiere irse al caribe con una pulserita, veranear en las Maldivas, irse al pueblo un mes en verano, o veranear en la costa dorada la primera de julio.

El reconocimiento según la RAE es “admitir o aceptar que alguien o algo tienen determinada cualidad o condición”.

Llevado al ámbito en el que estamos se podría traducir como que alguien dé valor a lo haces.

Pero es bien diferente que desees un Premio Nobel, un salario de 100.000€ anuales, una palmadita en la espalda de tu jefe de vez en cuando, salir en la prensa, o que algunos de tus clientes te agradezcan de corazón la ayuda que les has prestado.

No hay un definición correcta o incorrecta del éxito.

No hay una forma válida o inválida.

Todas son legítimas, si las has elegido de manera consciente.

En cuanto al fracaso, suele haber un factor común en todas las personas con las que hablo: y es que suele ser la idea de perderlo TODO.

Quedarte sin dinero, sin ingresos, sin trabajo, in el apoyo de tu familia y entorno, y en suma de todo ello sentir que eres una fracasada.

La verdad que así visto asusta a cualquiera, pero lo cierto es que es muy poco probable que todo esto ocurra.

Sobre todo si ya estás poniéndole un poco de cabeza, que es lo que estás haciendo al valorar éstas posibilidades, sólo que no lo estás haciendo en la forma beneficiosa.

Así que vamos a hacer un ejercicio para convertir esa idea limitante que tienes del fracaso en una herramienta potenciadora.

Se trata de una práctica que trabajo con mi clientas es la de hacer el ejercicio de imaginar el peor escenario posible:

  • ¿Qué es lo peor que te puede pasar?

Una vez que han descrito esta situación en detalle el siguiente paso es responder, también en detalle, a estas preguntas:

  • ¿Qué haría si ocurriera?¿Qué opciones tendría?
  • ¿Podrías identificar algunos indicadores de que estás acercando a esa situación? ¿Cuáles?
  • ¿Qué podrías hacer para que esa situación no llegara a ocurrir?
  • ¿Qué está en tu mano hacer para que esa situación no se de?

Una de las cosas que he descubierto es que casi siempre se imaginan situaciones extremas a las que nunca llegarán, puesto que ese miedo les va hacer tomar medidas antes de que ocurra.

Y precisamente por eso el peor escenario posible nunca es tan malo como lo imaginamos.

Pero normalmente esto no puedes saberlo hasta que haces este trabajo de profundizar en tu idea de fracaso y a veces hasta que no estás con las manos en la masa totalmente comprometida con tu negocio.

Cuando imaginas lo peor que puede pasar ya te estás preparando para ello, ya estás trabajando en que eso no ocurra.

Y desde luego esta nueva perspectiva del fracaso y del peor escenario posible, se convierte en un motivador más para llevar tu proyecto hasta donde quieras que llegue.

Pero aquí hay una última idea que quiero compartir contigo en este artículo sobre el miedo al fracaso.

Más arriba te he hablado de “sentir que eres una fracasada”.

Quiero que notes que es bien diferente sentir que es un fracaso: algo que ha salido mal, a sentir que tú ERES una fracasada.

Aquí podríamos hablar del punto anterior en el que te mencionaba esa percepción de fracaso como punto final.

También de la percepción de lo que es una persona de éxito

Las dos tienen el factor común de que lo medidos con parámetros externos la mayoría de la veces establecido socialmente según la idea común de las personas de éxito.

Pero sobre todo, de la importancia de que tomes consciencia de que tú eres mucho más de lo que haces.

Que algunas cosas te salgan mal, o peor de lo que esperabas, igual que otras te han salido bien o mejor, y no te hacen convertirte en otra persona.

Tú sigues siendo tú, y podrás seguir haciendo cosas que saldrán mejor o peor, pero desde luego seguirás siendo mucho más de lo que haces.

Merecedora de amor, de respeto, de admiración, de oportunidades…

Porque como yo digo siempre “Intentarlo, ya es hacerlo”, y lo que sí es seguro y debes recordar es que eres una valiente.

Cuando revisé mi definición de fracaso, eso a lo que más miedo le tengo en la vida, resultó que lo que más miedo me daba, lo que realmente iba a ser para mi un fracaso, era el haberme conformado con sentir que vivía mi vida a medias.

No haberme esforzado y trabajado por lo que realmente quería, por mi felicidad.

Pero sobre todo temía mirar atrás y sentir que había desperdiciado mi vida.

Desaprovechar esta oportunidad casi milagrosa de estar viva, de vivir plena y significativamente mi vida.

Para mí eso es el fracaso.

Todo lo demás son dificultades y obstáculos que seguro van a aparecer y que iré salvando en el camino de la vida que yo quiero, he elegido y decidido vivir.

Cuéntame ¿que es para ti el éxito y el fracaso?

No hay comentarios

Escribe un comentario