reinvención profesional en navidad

3 cosas que puedes hacer por tu reinvención profesional mientras descansas en Navidad

Hoy te voy a contar 3 cosas que puedes por tu reinvención profesional mientras descansas en navidad

Llegamos a diciembre con la lengua fuera. Estamos cansadas, agotadas y exhaustas, y nos hemos ganado una vacaciones para desconectar.

Desconectar del trabajo, de lo poco que te gusta, d el o mal que estás… por fin unos días para olvidarte de todo eso y ser feliz…

Pero ¿qué pasará cuando vuelvas?

Pues lo mismo que ocurre a la vuelta de semana santa, de las vacaciones de verano, o los domingos por la tarde… que te entran los mil males, y te gustaría hacerte bola debajo de las sábanas y llorar, porque no quieres volver a tu realidad.

Durante tus vacaciones vives en un universo paralelo, y volver a la realidad te parece un castigo injusto que te ha tocado vivir en esta vida.

Para no te pase esto quiero contarte las 3 cosas que puedes hacer por tu reinvención profesional mientras descansas en Navidad:

1. Reconectar, en lugar de desconectar

La navidad y el cambio de año son un momento perfecto para re-conectar contigo.

Es un espacio ideal para que te conectes con lo que verdaderamente disfrutas haciendo, y con cómo te sentirías en tu vuelta al trabajo si tuvieras una vida profesional alineada contigo.

Es importante, que desde la calma y el descanso, tomes consciencia de que ese malestar va a estar esperando a tu vuelta si no haces nada.

Sabes que mirando hacia otro lado la bola se hace cada vez más grande, hasta que llega un momento en el que se convierte en un tema que te genera tanta ansiedad que no quieres ni pensar en ello, ¿verdad?

Aprovecha estas vacaciones para, desde la ilusión y la consciencia, conectar con lo que te motiva, lo que te gusta y Con tus talentos y habilidades, con tu vida ideal, con lo que te mueve y te llena…

Sabes bien que para que cambie algo, tú debes cambiar algo. Aprovecha las vacaciones para tomar tu primera acción que dará solución a tu situación profesional

Tengo comprobado que volver a tu rutina conociendo el primer paso hacia tu reinvención profesional, va a disminuir radicalmente tu malestar, puesto que ya sabrás que se trata tan solo de una fase transitoria hacia un trabajo que te haga feliz.

2. Descansa en navidad, y disfruta todo el año

Está claro que las Navidades son también para disfrutar, pero no porque estemos de vacaciones, sino porque la vida es para disfrutarla, de lunes a domingo.

En esta idea de «el trabajo es trabajo, y a nadie le gusta trabajar» se germina cada día la semilla de tu insatisfacción y estancamiento profesional.

El trabajo te puede gustar, y puedes disfrutar con él.

Por supuesto que incluso en un trabajo que te apasione habrá cosas que te gusten más y cosas que te gusten menos. Tal y como ocurre en el resto de áreas de tu vida, ¿no es así?

Las relaciones de pareja tienen sus cosas buenas, y sus cosas que no te gustan tanto, o la maternidad, viajar, incluso las vacaciones de Navidad…

Pues el trabajo no es diferente al resto, y como todo lo demás, lo que ocurre es que al final del día tiene tanto sentido y valor, que compensa con creces.

Estas navidades descansa.

Baja el ritmo, duerme más, sal a pasear, pasa tiempo de calidad con tu familia…. y recupera energías para volver con ganas y determinación a hacer que el disfrute profesional también sea parte de tu día a día.

3. Invertir, en vez de gastar

En estas fechas estamos mentalizadas, predispuestas y felices de gastar dinero.

Gastamos dinero en regalos, casi siempre materiales, para nuestra familia y amig@s, y también para nosotras.

Estamos de vacaciones, y las vacaciones son para eso, ¿no? para disfrutar y darse caprichos.

Si lo piensas bien, esto es una pequeña gran trampa. Esa necesidad y satisfacción que nos da gastar y acumular objetos materiales, tiene en realidad tras de sí la

Buscas acallar un malestar más profundo con una acción que te procura una satisfacción inmediata.

Es fácil y efectivo, pero breve y efímero.

Tratamos de sentirnos felices y plenas con esa chaqueta que nos queda tan bien, o haciendo el mejor regalo del mundo.

Pero sabes muy bien que esa satisfacción, esa felicidad, es fugaz y superficial, y no llena el hueco que se abre cuando piensas en volver a «tu vida real».

No tendría mayor relevancia, si lo que ocultara detrás no fuera la intención de escapar, al menos temporalmente, de la desidia y el vacío que sientes en tu día a día.

Por eso, una de las cosas que puedes hacer por ti y por tu plenitud profesional durante la navidad, es pensar en términos de inversión en calidad de vida emocional, en vez de en calidad de vida material.

¿Puedes usar tu dinero para invertir en algo que te traiga felicidad y plenitud de manera más profunda y para el resto de tu vida?

En mi experiencia, una de las primeras excusas que ponemos a la hora de invertir en nosotras es esa de «no tengo dinero» o «no puedo permitírmelo».

Yo misma a veces caigo en eso.

Así que, igual que yo lo hago cuando me descubro pensando así, te invito a que tú también pienses si tener 10 prendas de ropa y dos pares de zapatos menos te compensa las 1780 horas anuales de infelicidad y malestar laboral.

La realidad es que ese malestar acaba afectando a resto de áreas de tu vida, y las 1780 horas se expanden y toman mucho más espacio que las horas que pasas en el trabajo.

Plantéate honestamente si estas Navidades (y en adelante) no te merece la pena usar tu dinero para invertir y regalarte salud y prosperidad de la de verdad.

Yo desde luego voy a poner en práctica las 3 cosas para mejorar mI bienestar profesional y personal.

Voy a descansar, a reconectar y a invertir en mi bienestar y en el de la gente que quiero.

Voy a recargar pilas, a no estar tan pendiente de la redes y del correo, y a estar más conectada conmigo y con los míos.

Me llevo también unos cuántos libros y me he auto-regalado un curso para trabajar las áreas profesionales y personales que he detectado que podrían mejorar mi calidad de vida en 2020 🙂

También pienso regalar menos cosas materiales, y más felicidad de la que dura y se queda en el corazón para siempre.

Te deseo que tengas una felices fiestas, y espero verte por aquí en 2020 llenita de ganas de tomar las decisiones hacia tu plenitud profesional.

Por cierto, el próximo 13 de enero comienza el curso «Descubre tu camino», con un precio especial para estas fechas.

En él te voy a llevar paso a paso para que ganes claridad sobre cuál puede ser tu nuevo rumbo profesional. y cómo hacerlo realidad.

Puedes ver aquí toda la información.

¿Qué te parece? ¿Vas a aplicar estas 3 estrategias para conseguir reinventarte en 2020?

Cuéntamelo en comentarios y comparte si crees que puede ser de ayuda a otras personas.

Puedes encontrar más artículo que te ayudarán con tu reinvención profesional en el BLOG.

2 Comentarios
  • Elizabeth castillo cidre
    Publicado a las 20:14h, 20 diciembre Responder

    Buenas tardes, este nuevo año mi propósito es lograr ese cambio que necesita mi vida, tengo que pensar primero cuál es el camino para conseguir el cambio personal y profesional que me satisfaga y me haga sentir plena y feliz, por eso tengo que pensar primero en mi, antes que las necesidades de los que me rodean que siempre están incluso antes que las mías, y creo que la mejor manera de empezar es aplicando las tres reglas de las que hablas en tu artículo.
    Hacer pequeños gestos como pasear y conectar con la naturaleza, leer…, Estas cosas son las que nos reconcilian con nosotros mismos
    Gracias por los consejos, y te deseo unas felices fiestas.

    • Olaia Calvo
      Publicado a las 17:11h, 27 diciembre Responder

      Hola Elizabeth,

      Muchas gracias por pasarte por aquí y dejar tu comentario.
      Efectivamente eso de estar tan pendiente de los demás y dejarnos para lo último (que nunca llega) es una de las causas por las que acabamos tan desconectadas de nosotras mismas, sin saber qué es lo que queremos, o «para qué valemos». Así estas vacaciones, que gracias al año nuevo vivimos como una oportunidad de cambio son un momento muy propicio para tomar consciencia de qué queremos y qué no queremos en nuestra vida personal y profesional.
      Re-conectar, descansar e invertir en ti misma son tres maneras fantásticas de sembrar para recoger el futuro con el que sueñas 🙂

      Un abrazo grande y que tengas muy buenas fiestas!

Escribe un comentario