cambio profesional

PASOS PARA MATERIALIZAR UN CAMBIO PROFESIONAL

Cómo materializar un cambio profesional es la principal duda e inquietud de cualquier persona que anhela cambiar de trabajo.

La semana pasada os hablé de la mentalidad necesaria para poder empezar un cambio profesional.

Y sé que cuando una tiene esa necesidad de salir de la situación en la que está lo que quiere es “meterse en harina”.

Pero quizás no sabes que los cambios cuentan con fases por la que hemos de pasar para que el cambio ocurra.

Para poder pasar a la preparación del cambio y la acción, primero debes detenerte en solucionar el conflicto interno o miedos que te están reteniendo.

Con esa finalidad te ofrecí el contenido de la semana pasada sobre la mentalidad necesaria para empezar un cambio profesional.

Lo puedes leer aquí.

Además, hoy estoy aquí para arrojar más luz a este fase tenebrosa en la que sabemos los beneficios pero nos da miedo el coste que pueda tener.

Te voy a contar los elementos que debes investigar para ir montando el puzzle.

1. Saber qué quieres

Algunas lo tienen claro desde el principio, otras, como yo hace unos años, no tenemos ni idea de qué es lo que queremos hacer y qué podemos hacer (para qué valemos)

Si sabes qué quieres hacer ya puedes pasar al siguiente punto.

Si no lo sabes, aquí hay que detenerse a investigar y explorar.

Esto no es algo que tengas que hacer tu sola.

Puedes preguntar en tu entorno, hacerlo en grupo en talleres, con una profesional…

Pero lo importante es que empieces ya con esto. No esperes que un día “se te aparezca la virgen” y de luz a tu propósito de vida.

Esto es algo que tienes que ir haciendo poco a poco en tu día a día, porque de lo contrario nunca harás el cambio o deambularás dando palos de ciego.

2. Conocer los recursos de que dispongo

Aquí debes conocer muy bien cuáles son tus herramientas y recursos.

Hablo de recursos económicos, pero también de tus habilidades, talentos, contactos etc.

Tendrás que hacer números e investigar para saber cuánto tiempo y dinero necesitarás disponer aproximadamente para arrancar.

Cuando sepas eso verás si quieres o necesitarás compaginarlo con el trabajo, o si puedes estar sin trabajar y cuánto tiempo, mientas das forma a tu proyecto.

Tienes que conocer qué cosas se te dan bien, y qué cosas te gustan.

Y que cosas no se te dan tan bien y no te gustan.

Además, pensar en personas que de alguna manera puedan ayudarte en el camino.

Como inspiración, que puedan ayudarte de forma directa, o de forma indirecta (por ejemplo contándote su experiencia).

Esto te ayudará a darte valor, a poder “venderte”, a conocer tu propósito y misión, en definitiva, a poder ofrecer tu valor al mundo

3. Detectar qué necesitas

Este es el contrapunto al paso anterior.

Cuando sepamos que tenemos, debemos descubrir también qué nos falta y qué necesitarás.

Qué sería necesario, que sería útil y qué sería importante, para qué lo sería, y cómo podrías conseguirlo.

4. Explorar qué te ayuda a avanzar en esa dirección

Cuando sabes lo qué quieres aportar y lo que no quieres en tu vida el resultado es que tienes una dirección en la que ir.

No me refiero al trabajo en sí que quieres, sino a eso de lo que quieres alejarte y eso a lo que quieres acercarte.

Yo por ejemplo no quería un horario de jornadas de 10/12 horas diarias, ni bajo tanta presión y con tanto estrés.

Quería una vida más tranquila, con tiempo para mí y mi familia, poder compartir mis conocimientos con los demás…

Y cuando tienes una dirección ya puedes empezar a explorar todas las cosas que ayudarán a acercarte a esa dirección y alejarte de lo que no quieres.

Formarte en algo, tipos de trabajo, un voluntariado, emprender tu proyecto…

También incluir aquello que te puede facilitar conseguirlo como por ejemplo un trabajo que te ayude a subsistir mientras das forma a tu proyecto o mientras te formas.

Haz un listado de todas esas cosas que te ayudarán a acercarte a tu dirección.

5. Crear las oportunidades

Ya sabes qué quiere, qué tienes, qué necesitas, y qué te puede hacer avanzar en tu dirección.

Ahora tienes que crear las oportunidades.

Sí, las oportunidades aunque creas que llegan, en realidad se crean.

Dicho comúnmente para recoger primero hay que sembrar.

Coge ese listado que has hecho en el punto 4 y piensa qué podrías hacer para que ocurran.

Un email para pedir información, llamar a varios contactos…

Debes preguntarte qué estoy dispuesta a hacer para que eso que es posible sea más probable que ocurra.

6. Conocer tus limites y miedos y hacerte con ellos

Lo sé, ahora mismo tienes mil miedos (seguro que menos) revoloteando en tu pecho o en tu cabeza.

Este punto da para muchos artículos.

En este te voy a recomendar dos cosas.

La primera, es que pongas nombre y apellido a tus miedos y a las limitaciones tanto tuyas como externas que ves.

Las limitaciones tienden a estar íntimamente relacionadas con los miedos.

Conócelos, compréndelos, escucha qué es de lo que te están protegiendo, porque esa es una de la cosas que tienes que incluir y trabajar en el punto 3.

Lo segundo, es que te descargues mi ebook sobre los miedos que se interponen entre tu y un trabajo feliz.

Vas a encontrar toda la información y ejercicios para trabajar este punto en profundidad.

7. Ofrecer tu valor al mundo

Hazte estas preguntas:

¿Qué es lo que quiero materializar a través del trabajo?

¿Qué es lo que buscas que te aporte y aportar al mundo a través de ese trabajo?

¿Cómo será tu vida si lo consigues?

¿De qué manera puede impactar en la vida de los demás?

Tener una vida significante y significativa, ayudar a personas que lo necesitan, una vida plena y equilibrada con mi familia y conmigo misma, sentirme feliz…

Aquí encontrarás tu motivación, tu motor, tu valor para ofrecértelo a ti misma y al mundo.

8. Plan de acción 

¿Qué puedes hacer con todo esto?

Ahora mismo dispones de mucha información para empezar a trabajar, y el siguiente paso es que te crees un plan de acción.

Organízalo respondiendo a estas preguntas, y muy importante ¡calendarízalo!

  • ¿Qué puedes/vas a hacer? Y si incluye a más personas ¿con quién?
  • ¿Cuándo?
  • ¿Dónde?

Si estás bloqueada en la fase en la que ves los beneficios del cambio, pero te da miedo hacerlo recuérdate a ti misma:

  1. Por qué deseas/anhelas cambiar de trabajo o profesión
  2. Qué te lo impide
  3. Qué o quién podría ayudarte a hacer ese cambio

Recuerda que solemos sobrevalorar lo que se hace de una vez e infravaloramos lo que se hace en muchas.

No pretendas hacer el cambio de una vez y perfecto. Requiere de tiempo y planificación.

¡Cuanto antes empieces mejor!

Si te apetece explorar todos estos pasos y empezar 2019 conociendo hacia dónde quieres ir y cómo hacerlo te cuento que el próximo 15 de diciembre estaremos impartiendo un taller presencial en Madrid en el que trabajaremos y te daremos herramientas con las que podrás empezar a dar forma a tu cambio, transformación o reinvención profesional.

Aquí tienes toda la info. Te esperamos!

Sobre mí – Olaia Calvo

Soy facilitadora de procesos de cambio y coach. Trabajo con mujeres profesionales inconformistas que desean y necesitan hacer un cambio en su vida para sentirse satisfechas y en paz consigo mismas. Te ayudo a ganar claridad, confianza y seguridad para determinar qué es lo que quieres y cómo lo quieres para tomar las decisiones que te lleven a conseguir una vida personal y/o profesional plena y coherente contigo.

Descubre cómo puedo ayudarte aquí.

¡Ah! y no te olvides de compartir este artículo para que otras personas también puedan empezar a hacer su propio cambio! Ser generoso siempre tiene recompensa ; )

No hay comentarios

Escribe un comentario

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?